Pedro Sorela Cajiao

Publicar esquela » Esquelas » Madrid » Pedro Sorela Cajiao
Pedro Sorela Cajiao 2018-06-11T14:14:47+00:00

Project Description

Pedro Sorela Cajiao

A los 67 años

Falleció en el día 18 de abril de 2018.

D.E.P.

Su hija, Inés Sorela Arteche, hijo político Guillermo Guitián ; nietas Adelaida y Olivia

Nunca te olvidaremos

El entierro se celebró en la intimidad. El funeral por su eterno descanso se celebrará el jueves 10 de mayo, a las 19 horas en la Parroquia de San Jorge, en la calle Padre Damián, 22 de Madrid

La última entrada en el blog de Pedro, es la carta a mi padre por Inés Sorela

Vídeo homenaje de sus alumnos de la UCM

Manuel Hidalgo se despide de su amigo: La exigencia como lema 

Un escritor nunca muere, así que en este link podéis ver todo lo que Pedro Sorela escribió

Culto, gruñón y brillante: Raúl Conde

La exigencia del estilo, El País

Un gran pensador y humanista, Semana.

La vida vivida, la vida conquistada

El maestro que enseñó a los periodistas a pensar

Pedro quiso ser el forero de las palabras.  Heraldo.

Pedro Sorela, clásico y moderno; por Fernando Vall, El País  

Quién sabe irse, (en recuerdo de Pdro Sorela) 

Pedro Sorela, adiós al escritor viajero

Yo fui alumno de Pedro

De su amiga Yaiza

El Confidencial: Un maestro

De su amigo Juan Villoro: La pluma fuerte 

Esta es una necrológica de Pedro Sorela Cajiao publicada debido a su fallecimiento el 18 de abril de 2018 en . Para contribuir a su obituario o para enviar condolencias a la familia de Pedro Sorela Cajiao, por favor escribe un comentario debajo.

Enviar esta esquela por email

10 Comentarios

  1. Carlos Múgica 18 abril, 2018 en 7:12 pm - Responder

    Éramos muy diferentes, pero siempre conectamos. Un día cualquiera de tercero de Periodismo, viendo que a menudo hacía el payaso, me propuso formar parte del grupo de teatro que él dirigía. Y me convertí en actor durante los tres años restantes de universidad. Luego continuamos siendo amigos, pese a que me “traicionó” convirtiéndose en un buen y prolífico escritor. Pero, ahora, prejubilado de TVE, me dedico en la medida en que puedo a actuar en series y publicidad. Lo último, un anuncio para los supermercados Covirán que grabé el domingo. Hay que hacer lo que sale. El siempre me alabó y creyó en mí. Gracias Pedro. Te lo debo a ti. Nunca te olvidaré.

    • Patricia 18 abril, 2018 en 7:29 pm - Responder

      Mil besos, Carlos. Estaba de lo más contento de ver que por fín habías conseguido tu sueño. Qué pena

  2. Ana Galán Vigo 18 abril, 2018 en 10:38 pm - Responder

    Soy amiga de Pedro. No tengo palabras para expresar lo interesante de sus conversaciones sobre literatura. El exhaustivo conocimiento de tantos y tantos escritores. La sencilla belleza de sus dibujos. El aprendizaje sobre nuevas maneras de ver. Como escritor he leído sus libros y no acabaría de exaltar su estilo: el dinamismo, la creatividad, la otra manera de ver y observar, frescura, sensibilidad… La atmósfera creada en sus textos y por supuesto ese dominio del lenguaje que tantas veces se vestía de poético. No en vano a él no le gustan las fronteras, ni tan siquiera en los géneros literarios.
    Espero que continues este viaje que para ti era la vida en otra nueva etapa de goce en la luz. Las estrellas lloran esta noche, pero no dejan de iluminarte. Un escritor sigue siempre con nosotros. Gracias.

  3. Lou 19 abril, 2018 en 12:34 pm - Responder

    Pedro Sorela, tu inteligencia sin aspavientos y tu talento sin querer pisar a nadie serán un ejemplo para tus alumnos, pero también para quienes admiramos tus libros exigentes y ambiciosos. Has dejado más hueco del que tu mismo podrías haber imaginado.

  4. Priscila de Medina 19 abril, 2018 en 2:37 pm - Responder

    Mi más sentido pésame para la familia. Me uno a su dolor. En estos momentos necesitamos mucho consuelo, gracias a Dios en la Biblia lo encontramos. Me gustaría compartirle las palabras de Juan 5:28,29 donde menciona que muy pronto hay esperanza para aquellos seres queridos que han muerto. Este texto bíblico dice: ” No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.” No todo esta perdido , hay esperanza de volver a ver con vida a nuestros seres queridos, esto nos infunde ánimo en estos momentos de dolor. Deseo de todo corazón que encuentre el aguante y fortaleza para sobrellevar esta dolorosa situación. Se despide de usted…. Priscila de Medina

  5. Javier del Rey Morató 19 abril, 2018 en 9:16 pm - Responder

    Pedro,
    Hiciste muchas cosas, escribiste muchas paginas, per tu mejor obra se publica todos los dias, y sera siempre el mejor testimonio devtu paso por la tierra: se llama Ines, y lleva tu apellido.

  6. Patricia 21 abril, 2018 en 7:05 am - Responder

    Pedro, siempre que me voy a sentar en una mesa pienso en dónde me senté el día anterior. (Leed a Raúl Conde). Has dejado una huella en muchos. Ahora, por fin tienes lo que más valoraste Tiempo para leer, tiempo para escribir. Te estamos echando mucho de menos

  7. José Luis Dader 21 abril, 2018 en 9:34 am - Responder

    Querido Pedro: Tú que sabías disfrutar de la soledad has tenido que traspasar la soledad suprema, esa a la que todos llegaremos un poco más tarde y quizá no tan lejos. Tú que tanto escribiste sobre las despedidas has tenido que despedirte mucho antes de lo que hubiéramos querido. Con tu despedida y en tu tránsito hacia la soledad también nos has dado un inmenso ejemplo. Una vez más hemos aprendido de ti, en esta ocasión a tener coraje, a eludir los autoengaños, a ser delicado con todos en el momento de las últimas palabras con cada uno.

    Toda la tristeza que nos ahoga a tu familia y amigos tiene sin embargo la compensación de todos los tesoros literarios que nos dejas. Todo lo que pensaste y quisiste decir al mundo se queda con nosotros, nos acompaña y nos hace sentirnos menos huérfanos de ti. Además de en Inés y en tus nietas tu vida renace replantada en cada uno de los que tuvimos la suerte de compartir momentos intensos contigo, con la lectura de tus textos y tus dibujos y con la lectura de textos de otros grandes literatos que nos enseñaste a descubrir.

    Nos ha hecho ‘sorelianos’ a muchos. Y esos muchos ya no podemos contentarnos con las rutinas, los tópicos y los éxitos-más-vendidos. Gracias a ti, una pequeña masa nos hemos acostumbrado a buscar y reclamar la nosecuántica dimensión de lo cotidiano que se trasciende a sí mismo. Tras tu adiós ese círculo inicial empieza ya a crecer profunda y extensamente, mucho más allá de los éxitos facilones del mercado. Tu grano de mostaza, poderoso y distinto, germina a partir de ahora en tantos; no sólo por la belleza de tus textos y la ejemplar rebeldía de tus ideas, sino también a través de los constantes reclamos que tu espíritu, ese sí indestructible y pegado a cada uno de nosotros, nos sigue haciendo en nuestro deambular entre lo diario: ¡qué habría dicho Pedro de esto!, ¿cómo habría organizado Pedro esa cena?, ¡lo que habría disfrutado Pedro en esa iglesia de aldea que no aparece en las guías de turistas-borregos, o mirando esas bonitas piernas!

    Cada uno de nosotros va a seguir gracias a ti recreando su alrededor de otro modo y seguirás conversándonos y hasta gruñéndonos sin pausa porque bastará abrir alguna de tus páginas para estarte reencontrando. De manera que la vida eterna no se tratará en tu caso de ninguna metáfora, mientras quienes hemos tenido la satisfacción de descubrirte sigamos siendo tus testigos y tus heraldos.

    Descansa en paz, Pedro.

  8. Claude de Frayssinet 28 abril, 2018 en 2:08 pm - Responder

    A Pedro lo conocí en Madrid hará unos veinte anos, gracias a una amiga común, Teresa Agustin. Nos veíamos cuando viajaba a Madrid para acudir a la Feria del Libro, y charlábamos delante de un buen almuerzo y un buen vino. Qué buenos recuerdos las conversaciones nuestras, siempre amenas, interesantes. Pedro, un hombre culto y de cultura enciclopédica, española, europea y de allende los mares. Traductor del español me habría gustado traducir unos de sus libros al francés, ojala un dia…

  9. MARIA LORENTE 9 mayo, 2018 en 3:59 pm - Responder

    No sabía nada (ni siquiera que estaba enfermo). Pedro fue mi profesor de redacción en la Universidad Complutense, hace ya más de veinte años.
    Agradezco que se lo pude decir a tiempo: sus clases, charlas y sugerencias me marcaron para siempre.
    Implacable, irascible y generoso.
    Una vez me hizo leer en voz alta tarea que yo había escrito. Quedé hinchada de orgullo ya que no era dado a los elogios y yo era una uruguaya con un acento muy marcado, que había llegado a Madrid.hacía muy pocos años.
    Otra vez me cerró la puerta en la cara por llegar a clase apenas cinco minutos tarde.
    Se tomó también el tiempo de leer una tesis que escribí y la llenó de comentarios, buenos y malos.
    Seguimos el contacto a través de los años. La última vez quedamos en tomar un café en Madrid. Pero lo suspendió a último momento.
    Probablemente ya estaba enfermo.
    Tengo aún un libro que pensaba regalarle en nuestro próximo encuentro.
    Lo guardaré como recuerdo de una cita pendiente. Hasta la próxima, querido maestro.

Deja tu comentario